Seleccionar página

¿Alguna vez te has preguntado que hay detrás del telón? ¿Que es lo que el público no puede ver de un espectáculo? Acá te lo contaremos.

“Señores, señoras, falta un minuto para que dé comienzo la representación… Por favor, silencie su teléfono celular”. Las luces se apagan y te preparas para disfrutar de la función… ¿Te suena esta escena? Seguro que la has vivido muchas veces. Lo que puede que no hayas vivido es un paseo por las partes de un teatro que no se ven… Te invitamos a conocer los secretos que se esconden en el otro lado.

Diferentes zonas para los artistas

Telón de boca: Como espectadores conocemos este telón, y sobre todo sabemos que cuando se abre, comienza la magia. Pero ¿sabías que según cómo se abra recibe un nombre u otro? Los que suben se llaman telones alemanes o franceses, mientras que los que se abren hacia los lados son telones griegos.

Escenario: ¡Sin duda el espacio más importante de las partes de un teatro para los artistas! El escenario suele dividirse entre el proscenio, primer o segundo plano, y foro (de ahí la expresión ‘mutis por el foro’, que significa ‘sale por el fondo del escenario’ Para diferenciar los dos lados del escenario se utiliza siempre el punto de vista del actor. Además, a veces se les pone el nombre de la calle que se sitúa más cercana.

Foso: Si bien en los conciertos de música la orquesta está encima del escenario, cuando se trata de un espectáculo que lleva orquesta en directo, un musical por ejemplo, en este caso, la orquesta se coloca en el foso, a un nivel algo más bajo que el suelo. Desde allí, el director musical puede controlar tanto a sus músicos como a los actores de un solo vistazo. En el caso de un concierto musical exclusivamente, los músicos se posicionan sobre el escenario.

Secretos de un teatro
Las partes de un escenario

Bambalinas: Como tales, las bambalinas son únicamente los dos primeros telones negros que caen uno a cada lado del escenario, acotando la escena. El resto de telones paralelos a las bambalinas son las patas, que es por donde los actores entran, salen, y esperan su pie sin ser vistos. Escondidos entre patas están los ‘camerinos de escena’, donde tienen lugar los cambios de vestuario rápidos cuando los artistas no tienen tiempo para llegar hasta sus propios camerinos entre una escena y otra.

Camarines: ¡Aquí encontramos los famosos espejos rodeados de focos! En sí un camarín no es más que una habitación donde los actores se cambian de ropa y se maquillan, pero a la hora de la verdad, los camarines se convierten en verdaderos santuarios donde los artistas no solo se transforman físicamente, sino que ‘se convierten’ en su personaje en el caso del teatro, o en su defecto, los cantantes preparan su voz para salir a escena.

X